EL DUELO DE MIGRAR

¡No puedo hablar de este punto sin antes contarles como atravesé mi propio duelo!

Si migraste lo primero que debes entender es que pasaras etapas de dolor profundo donde te sentirás de la patada, bueno al menos a mi así me pasaba, me dio insomnio, migrañas, obsesión por comer como si no hubiera más días, la ansiedad apareció en vida más que nunca, me sentía completamente despersonalizada, sentía que no me conocía, que esa persona que una vez fui ya no era, sentía que mi vida literalmente estaba sin identidad, solo sabía que tenía que de alguna manera a travesar este dolor profundo para poder encontrar dentro de mi respuestas que solo yo conocía.

El duelo no es solamente perder alguien que amas (Ese es el más duro creo yo), el duelo también lo vives cuando te pierdes tu durante el proceso de migrar y si no es afrontando de una manera sana puede llevarte a caminos bastantes dañinos para ti y tus seres queridos.

Pero esto tiene una explicación lógica que hoy quiero compartir contigo para que no te sientes del todo mal, al final ya estamos aquí y de verdad quiero que hoy salgan con más respuestas que preguntas hechas…

(1999) Joseba Achotegui Universidad de Barcelona Hospital de Sant Pere Claver, Barcelona.

El duelo migratorio es un duelo múltiple: 

Familias y amigos.

El idioma.

La cultura, las costumbres, religión valores etc.

La tierra: Paisajes, colores, clima, olores, luminosidad.

El estatus social: papeles, trabajo, vivienda, legalidad, posibilidades de acceso social.

¿Entonces díganme ustedes si después de escuchar esto siguen pensando que se están volviendo locos?, no la respuesta es NO, estas en duelo o estuviste en duelo y ahora puedes entender las razones.

Algo que quizás te preguntes ahora es: ¿y cuáles son las etapas de ese duelo para saber que ya estamos otra vez en condiciones “normales” ?:

  1. Bowlby (1985). Hace referencia a cuatro etapas que aplicadas a la migración se expresaría de la siguiente manera:

Negación: No se puede aceptar la realidad del cambio, el individuo no la quiere ver.

Resistencia: Hay protesta y queja ante el esfuerzo que supone la adaptación, las dificultades y los retos a los que se enfrenta el inmigrante, surge la queja.

Aceptación: La persona se instala ya a fondo en la nueva situación, (Asume una mirada más proactiva).

Restitución:  Es la reconciliación afectiva con la que se ha dejado atrás y con la nueva situación (en el caso de la migración, con el país de origen y el país de acogida), se acepta lo bueno y lo menos bueno del país de acogida.

Pero antes de seguir también debemos entender que la mente en este periodo de adaptación nos juega unos mecanismos de defensas a veces un tanto negativos para poder adaptarnos adecuadamente a lo que nos pasa, por eso aquí debo mencionar algunos:

Beck (1983):

  1. Indiferencia Arbitraria: La generalización excesiva cuando se elabora una regla en general, o una conclusión a partir de uno o varios hechos aislados.
  2. La maximización y Minimización: Se distorsiona la realidad modificando la magnitud de los acontecimientos.
  3. La personalización: Tendencia atribuirse fenómenos externos injustificadamente.
  4. El pensamiento Absolutista o Dicotómico: Tendencia a clasificar todas las experiencias siguiendo categorías extremas.

“Cuando entendí que me había paseado por todos estos pensamientos la verdad sentí alivio al saber que era un ser humano tan normal como tu atravesando un periodo de transición importante en mi vida y saber eso me dio paz porque de alguna manera cuando hacemos consciente que emocionalmente estamos movidos por nuestras circunstancias actuales nos damos el permiso de sentir absolutamente lo que sea necesario para llegar a la fase en la que podamos reconstruir nuestra identidad de una manera más saludable”.

A partir de allí entonces podemos decir que hemos sanado, porque logramos reconstruir nuestra vida entendiendo que siempre seremos ¡De Aquí y un poco de Allá! 

Con amor tu amiga de siempre Maritza America @Psicomami.